Llobet Òptics
Jaume Llobet i Baladàs

Llobet Òptics

 

Jaume Llobet i Baladàs fundó OPTICA LLOBET en 1946. En aquellos tiempos, cuando Jaume Llobet contaba apenas 20 años, la óptica era, sobre todo, una labor de artesanía. Cada par de gafas que Jaume Llobet vendía había sido realizado con sus propias manos, desde la montura hasta el tallado de los cristales. Gracias a su riguroso trabajo y a la ayuda de su madre, Teresa Baladàs Ribó, Jaume Llobet sacó adelante su taller al que más tarde incorporaría la fotografía, disciplina que en aquellos tiempos apenas encontraba eco comercial.

Cuando Jaume Llobet se casó, su esposa, Gloria Megias Maestro, se convirtió en su máxima colaboradora. Entre los dos hicieron de OPTICA LLOBET un lugar de referencia para sus clientes que generación tras generación siguen acudiendo al nº 352 de la calle Consejo de Ciento en busca de la esmerada atención y del consejo profesionalizado que ofrece este establecimiento.

Con la aparición de las grandes empresas de óptica, se incorporó la distribución al negocio sin abandonar la labor artesanal. El Sr. Jordi Sanfeliu Mondejar entró a formar parte de la familia iniciando una colaboración que se ha prolongado a lo largo de los años.

Poco a poco, los hijos de Jaume Llobet se han ido integrando en la empresa y han aportado sus conocimientos en optometría, contactología y baja visión, tres disciplinas consideradas fundamentales. La profesionalización y el reciclaje constante se han sumado así a los tradicionales conceptos de servicio y buena relación calidad-precio que han venido siendo las consignas de esta empresa familiar desde su creación. Jaume Llobet ha enseñado a sus hijos que la vocación de servicio de un óptico debe ser su máxima ante un cliente; solucionar sus problemas es lo esencial, por encima de cualquier consideración comercial.

Hoy en día LLOBET ÒPTICS ofrece una amplia gama de distintos diseños, pensados para todo tipo de públicos, incluido el infantil, para el que existe un departamento especial. Esos diseños son elegidos bajo criterios de estilos y calidad bien equilibrados y comparten espacio con las herramientas artesanales de Jaume Llobet, ideales para reparar aquellas buenas gafas que no necesitan ser cambiadas.