Nuestro horario es de lunes a viernes de 10:00h a 13:30h y de 16:00h a 19:00h, sábados de 10:00h a 13:00h, siempre bajo cita previa.

El primer estudio sobre salud visual después del confinamiento realizado con datos reales por la asociación de utilidad pública Visión y Vida ha dejado datos alarmantes, como el empeoramiento de la visión del 57% de la población después de la cuarentena provocada por la crisis de la COVID-19. Además, seis de cada 10 adultos tienen una visión peor ahora que antes de la cuarentena, y la situación es aún más preocupante entre los jóvenes, con ocho de cada 10 (77,4%) que ven como su vista ha empeorado.

Sin embargo, y pese a que la vista es el sentido que más teme perder el 95% de la ciudadanía, el 59,4% de la población no se ha revisado la visión durante el último año, y tres de cada 10 (28,5%) no lo ha hecho en los últimos dos años. “Es imprescindible que, con vistas a que se pueda producir un nuevo rebrote y tengamos que confinarnos de nuevo, las personas se hagan una revisión para prevenir problemas visuales y confirmar que su sistema visual está fuerte para volver a aguantar otro período de estrés”, explica el presidente de Visión y Vida, Salvador Alsina.

Lo más positivo es que, cuando se les pregunta, siete de cada 10 personas afirman que se revisarán la visión después del confinamiento; concretamente, el 54,2% de personas lo hará antes de las vacaciones de verano, lo que puede ser debido a las molestias visuales sentidas en estos días.

Primer estudio

Según el primer estudio realizado en España con datos reales registra- das en las primeras 2.000 revisiones llevadas a cabo durante el desconfi- namento, sólo el 4,2% comprobó de manera preventiva si la visión le funcionaba correctamente.

Por otra parte, hubo un 27,2% de cambios de graduación, un 23,9% de renovación de gafas o lentes de contacto, y un 11,4% de présbitas que notaron que su graduación se incrementaba o tuvieron problemas de acomodación en un 6,8%.

Si se divide por edades, los datos resultan aún más reveladoras. El 64,9% de los jóvenes ha necesitado un cambio de graduación y, en uno de cada 10 adolescentes (12- 19 años), ha sido necesario que les adapten por primera vez unas gafas (7,7%) o unas lentes de contacto (2,4%). Los présbitas jóvenes (40- 50 años), por su parte, tampoco se salvan. De las 2.000 revisiones que se realizaron durante la desescalada, sabemos que, seis de cada 10 (el 63,3%) ha visto empeorada su visión, y casi la mitad (47,2%) ha necesitado un cambio de graduación.

¿Los motivos? “Los más de 100 días que hemos estado confinados en casa, tanto menores como adultos, abusando de pantallas digitales, forzando nuestra visión cercana, en espacios no adaptados para las circunstancias (pantallas pequeñas, habitaciones poco iluminadas o mal ventiladas) y con un estilo de vida sedentario, sin poder disfrutar de tiempo al aire libre, han tenido un impacto muy negativo en la salud visual de la ciudadanía”, explica Alsina.

Encuesta

El informe cruza datos con una encuesta respuesta por 500 personas en la que se les interrogaba sobre sus sensaciones, sus hábitos de vida en confinamiento y su percepción sobre problemas visuales potenciales que pudieran estar percibiendo.

Fuente: Col·legi Oficial d'Òptics i Òptiques Optometristes de Catalunya.

Acceso

/**/