CERRADO por vacaciones del 10 al 16 de agosto, ambos inclusives

La radiación ultravioleta, invisible para el ojo humano, es capaz de producir daño en el sistema inmune, en la piel, y en las distintas estructuras del ojo; igual que existe una gran concienciación y difusión sobre la protección de la piel frente a dicha radiación, no sucede de la misma manera a nivel ocular1. Dicha radiación está presente en la luz solar y en otras fuentes luminosas artificiales, pertenece al espectro electromagnético, irradia entre los 0 y los 400 nanómetros y se subdivide en cuatro tipos en función de la longitud de onda:

Seguir leyendo en lookvision.es

Acceso

/**/